El precio del metro cuadrado en Bogotá en lo que va del 2020

A pesar de la emergencia sanitaria, invertir en finca raíz sigue siendo una opción rentable en el país.

Si bien los últimos meses han generado un fuerte impacto en la economía del país y la nueva realidad ha supuesto retos importantes para los diferentes sectores económicos, contrario a lo que se pensaría, el sector inmobiliario se ha mantenido estable e inclusive ha mostrado cifras de crecimiento en Colombia.

Una de las causas de este crecimiento en el sector inmobiliario es la implementación de subsidios por parte de gobierno colombiano para adquirir vivienda nueva. Esto ha producido un aumento en la inversión en inmuebles y, por lo tanto, una valorización constante del metro cuadrado.

¿Cuál es la tendencia del mercado?

En Finco analizamos la tendencia que ha tenido la valorización del metro cuadrado según el estrato del inmueble y encontramos cifras interesantes: ¿Sabías que en Bogotá el precio del metro cuadrado en estrato 6 aumentó en 1,100 pesos por día entre inicios febrero y finales de agosto?

Así es, encontramos que en esos siete meses la tendencia de valoración del metro cuadrado para los inmuebles estrato 6 en Bogotá fue de aproximadamente 1,100 pesos por día y de septiembre al día de hoy el precio se ha mantenido constante en un promedio de 7’150.000 pesos por metro cuadrado. Por el lado de los inmuebles de estrato 5 el precio por metro cuadrado se vio afectado por la emergencia sanitaria durante marzo. Sin embargo, desde inicios de mayo y hasta finales de agosto la valorización para este estrato tuvo un crecimiento pronunciado de 2100 pesos por metro cuadrado al día. Otro comportamiento interesante es que los inmuebles de estratos 2 y 3 han tenido valorizaciones mayores que los de estrato 4 y 6 durante el año.

¿Por qué los estratos 2 y 3 se están valorizando más que los estratos 4 y 6?

En Finco encontramos que la tendencia positiva en la valorización de los inmuebles en Bogotá ha sido un comportamiento generalizado durante el año, sin embargo, la velocidad a la que se han valorizado varía significativamente según el estrato socioeconómico.

Para entender la pronunciada valorización de los estratos 2 y 3 es necesario considerar el contexo nacional. El gobierno ha venido promoviendo ayudas financieras para que los colombianos accedan a vivienda nueva, por ejemplo una vivienda de interés social (VIS) o un inmueble menor a \$430 millones de pesos. Como las viviendas que cumplen estas condiciones son en su mayoría de estratos 1, 2 y 3 se ha producido una alta demanda y, por ende, un incremento de los precios.

¿Cómo se explican las tendencias durante el transcurso de año?

El mercado inmobiliario venía de un periodo de contracción, siendo un mercado cíclico este comportamiento estaba dentro de las expectativas, la oferta del mercado estaba aumentando y la demanda disminuyendo por lo tanto se estaba viendo un estancamiento de los precios. De manera natural, a comienzos de este año, se estaban comenzando a ver luces del comienzo de una fase de expansión, la demanda por inmuebles estaba aumentando, la oferta disminuyendo y los precios se estaban estabilizando.

Sin embargo y atribuido al inicio de las medidas alrededor de la emergencia sanitaria se comenzó a evidenciar un desaceleramiento de los precios, principalmente el bajo nivel de transacciones generado por el confinamiento y en particular por el cierre de oficinas de registro, notarías y salas de venta, entre otros, congelaron los precios en niveles relativamente bajos.

En contraste a crisis económicas anteriores, la pandemia ha supuesto un escenario dentro del cual existe liquidez y en el que, junto con las medidas de reactivación económica, se ha dado un alto nivel de acceso a la financiación de vivienda. A principios de Mayo, el gobierno le dió luz verde a la reactivación del sector construcción y durante el mismo mes anunció el acceso a subsidios de vivienda, un total de 200,000 de los cuales 100,000 estarían destinados a vivienda de interés social y 100,000 para vivienda nueva distinta a VIS, con un tope de \$430 millones de pesos. Lo anterior ha generado que un gran número de personas, a pesar de la crisis, consideren que es un buen momento para comprar vivienda, adicional a que el confinamiento ha supuesto que bastantes hogares tengan que reevaluar las condiciones de su vivienda actual. Lo anterior, junto con tasas de interés históricamente bajas ha generado que de manera generalizada los precios del sector inmobiliario hayan presentado una tendencia al alza.

Finalmente, dada la contracción previa, el mercado no estaba presentando exceso de inventario al menos para vivienda, con excepción de los estratos más altos, los cuales no caben dentro de los lineamientos de los subsidios otorgados por el gobierno y aun así continuaron presentando una valoración del precio por metro cuadrado hasta finales de agosto. En cuanto a septiembre y octubre se ha empezado a evidenciar una estabilización en los precios por metro cuadrado pero falta ver cómo el mercado responde al hecho de que en septiembre hubo un aumento histórico en venta de viviendas VIS y No VIS.

Articulo realizado por FINCO 00

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *